NOTICIAS

Una goleada por la reinserción

DIONI GARCÍA Los grandes clubes no solo alcanzan ese estatus por sus títulos y  éxitos. Reciben mucho de la sociedad y están obligados moralmente a  devolver a la misma ese reconocimiento por medio de gestos. El Real  Madrid, a través de su fundación, es un ejemplo. Son numerosas las obras  sociales que realiza y en virtud de un convenio con el Centro  Penitenciario Murcia 1 a través de Instituciones Penitenciarias, no solo  da semanalmente la oportunidad a un grupo de reclusos de encontrar en  el deporte una válvula de escape, sino que ha propiciado que varios de  ellos hayan tenido el honor de jugar un partido con los veteranos del  club en la Ciudad Deportiva de Valdebebas con LA OPINIÓN como testigo.

Todos  los martes y jueves, un grupo de exfutbolistas madridistas se reúne  para realizar un encuentro. En esta ocasión, los rivales fueron personas  que por diferentes circunstancias personales, están cumpliendo  actualmente penas privativas de libertad. La actividad se encuadra  dentro del programa que llevan a cabo varios departamentos del centro,  entre ellos el de de trabajo social, que tiene como finalidad la  reinserción de los reclusos. Todos los que disfrutaron de una  experiencia que calificaron como «inolvidable», se ganaron el concurso  en la misma con sus conductas ejemplares en el día a día de la vida  entre rejas. Bajo la coordinación de Juan Carrión, el funcionario de  prisiones y exárbitro de Segunda División Antonio Jávega Jiménez, y del  monitor deportivo Paco Navacerrada, un grupo de doce reclusos, que  contaron con el refuerzo de varios voluntarios, como Gema Peñuelo,  Francisco Lara, el párroco Joaquín Sánchez, Federico, Cristóbal y el  exfutbolista muleño Espejo, se vistieron de corto en Valdebebas para  enfrentarse a glorias del fútbol nacional de la talla de Paco Buyo,  Rubén de la Red, Emilio Butragueño, quien actualmente es el director de  relaciones institucionales de la entidad, y el totanero Chendo.

Con  ellos, otros veteranos como Sabido, Roberto Rojas, Vallina, Iván Pérez,  Geni, Cobos e Isidro. Por supuesto que los veteranos madridistas  golearon en un encuentro que pitó Jávega Jiménez, quien desempolvó su  silbato para la ocasión, pero en el recuerdo quedarán los cuatro goles  del equipo del Centro Penitenciario Murcia 1 marcó. Uno de ellos,  además, fue muy celebrado por el propio Paco Buyo, quien al igual que  sus compañeros, no dudó en atender a todas las peticiones de fotografías  y autógrafos, que fueron numerosas, durante la comida de hermandad que  se celebró posteriormente en un vestuario de la ciudad deportiva.

Pero  la jornada en Madrid dio para mucho más, ya que la Fundación madridista  también permitió invitó a la delegación a visitar el museo del club,  mientras que la Federación Murciana posibilitó el acceso a la exposición  de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, donde está expuesta la auténtica  Copa del Mundo que conquistó la selección de Vicente del Bosque en  Sudáfrica. También hubo tiempo, aunque parezca increíble, de una visita  cultural por el Madrid de los Austrias en una jornada imborrable tanto  para los reclusos como para sus acompañantes.

 

 

 

 

 

 

 

© Rubén de la Red. Todos los derechos reservados.